País: Angola
Nombre Oficial: República de Angola
Capital: Luanda
Continente: Africa
Territorio: 1.246.700 Km2
División Política: 18 Provincias
Sistema de Gobierno: Multipartidista
Población: 15.941.000 habitantes (2007)
Crecimiento demográfico: 2.4 (2006)
Religión: Creencias Locales 47%, Católicos 38 %, Protestantes 15%
Composición Etnica: Oibundu 37.0, Kibundu 25.0, Bakongo 13.0
Gentilicio: Angoleño / a
Idiomas: Portugués (Oficial), Alingala, Bantu y otras
Educación: Pública
Fiestas Patrias: 11 de Noviembre Día de la Independencia Nacional
Salud, Gasto Público: 2.7 del PIB (2004)
Moneda: Kwanza
Desempleo: 70% (2003)
Alfabetización: 42 %
Fecundidad de la Mujer: 6.3 (2006)

 

Angola, (cuyo nombre oficial es “República de Angola”), es un país del suroeste de África que tiene fronteras con Namibia, la República Democrática del Cong , Zambia y el Océano Atlántico. La Provincia enclave de Cabinda  tiene fronteras con la República del Congo. Es una antigua Colonia Portuguesa, que tiene recursos naturales considerables, entre los que se destacan el petróleo y los diamantes. Las formas de Estado y Gobierno del país, son respectivamente, la Republicana y la Democrática, (adoptando un régimen presidencial y multipartidista).

 

Lo mas relevante  de las manifestaciones culturales de Angola son los restos de las construcciones coloniales portuguesas. En Luanda, la capital, se distingue la Fortaleza de Sao Pedro. No hay que olvidar que entre los siglos  XVII y XIX, Angola fue una de las bases mas importantes  de la trata de esclavos. Allí eran embarcados, principalmente, bantús, destinados a las plantaciones  de la caña de azúcar de Brasil. Entre las manifestaciones  actuales hay que resaltar los trabajos artesanales de las etnias bantús, quioco y mbubdu.

 

La gran mayoría de los cerca de 12.000.000 de habitantes que constituyen la población de Angola provienen de pueblos de origen bantú. Otro componente a tener en cuenta , sin embargo, surge de la mezcla  que se dio desde muy temprano ; primero entre los diversos grupos que llegaron al territorio, y posteriormente con Europeos (portugueses en su gran mayoría) durante el período de su colonización. Existen además algunas minorías no bantús, como los bosquimanos  o bochimanes, y un número considerable de europeos.

 

Hace 3000 0 4000 años, los bantús, dejando la selva ecuatoriana (En la región hoy ocupada por Camerún y Nigeria), tomaron dos rumbos distintos , hacia el sur y hacia el este, emprendiendo así la mayor migración jamás realizada en África. Sin que se conozca la causa, esa corriente migratoria  se prolongó hasta el siglo XIX.

 

El cinturón de la selva ecuatorial era una barrera infranqueable. Solo el machete y la rápida y nutritiva  producción de banana  y ñame les permitieron realizar una hazaña que duró siglos. Un nivel de alimentación excelente  favoreció una explosión  demográfica poco común. La  exuberancia de la selva ecuatorial, los ríos,  y los lagos de las extensas sabanas, tan propicias para el desarrollo de la agricultura y la ganadería, y el conocimiento del hierro, mineral tan frecuente en África, impulsaron la gran aventura. Caminando siempre en dirección al sur, estos pueblos, vigorosos, armados y organizados, vencieron y esclavizaron a los indígenas pigmeos y bosquimanos.

 

La designación bantú nunca se refiere a una unidad racial. Su formación y expansión  migratoria originaron una enorme variedad de cruzamientos. Hay aproximadamente 500 pueblos bantú. Por lo tanto, no puede hablarse de raza bantú, sino de pueblos bantú, esto es, comunidades culturales con civilización común  y lenguas emparentadas. Después de tantos siglos durante los que se realizaron numerosos desplazamientos, cruces, guerras y fueron tan diversas las influencias recibidas, los grupos bantú conservan todavía las raíces de un tronco originario común.

 

El término bantú se aplica a una civilización que conserva su unidad y fue desarrollada por pueblos de raza negra. La raíz “ntu”, común a muchas lenguas bantú, significa hombre, persona, “ba” es la forma plural. Bantú o Banto  significa pues, hombres, seres humanos.

 

Las lenguas bantú, que se pueden contar a centenares, tienen el grado de parentesco entre sí que solo se comprende partiendo de un tronco común primitivo. Los bantús  además del claro parentesco  lingüístico, conservan un fondo de creencias, ritos y costumbres similares, una cultura con trazos específicos  e idénticos que los asemeja y agrupa, independientemente  de la identidad racial.

 

Los bantús se caracterizan culturalmente por una tecnología variada, una escultura de gran originalidad estilística , una suma de conocimientos empíricos  destacables   y una literatura oral amplia e interesante, de notable expresión intelectual.

 

Las lenguas actualmente habladas en Angola son, por orden de antigüedad: la bosquimano, la bantú y la portuguesa. De las tres, sólo la lengua  portuguesa  posee forma escrita.

 

Las lenguas bantú presenta una unidad genealógica. Homburger, eminente estudioso de esa cultura, afirma que el primer dato adquirido  en el dominio de la Lingüística  comparada fue la unidad  del grupo bantú. Cita incluso, a propósito de la historia del conocimiento de esta unidad, que los primeros viajeros portugueses habían constatado la capacidad de comunicación entre los habitantes de Angola con los de la costa de Mozambique.

 

Los bantús Angoleños se dividen en nueve grandes grupos  etnolingüísticos: quicongo, quimbundu, lunda-quioco, mbundo, ganguela, nhanheca-humbe. Ambó, herero y xindonga, que a su vez se subdividen en cerca de un centenar  de subgrupos, tradicionalmente llamados tribus.

 

El actual territorio de Angola, que investigaciones recientes por parte de investigadores franceses demustran haber estado habitado desde el paleolítico inferior, ha visto a lo largo de su historia  gran número de movimientos de población, con sucesivas oleadas de pueblos bantús empujando hacia el sur  a los primitivos pobladores autóctonos de origen no bantú, los khoi-san, hoy reducidos a una población  de menos de diez mil personas. Esas migraciones se produjeron de forma más o menos regular  hasta por lo menos finales del siglo XIX.

 

La llegada de los primeros europeos  data de finales del siglo XV, en 1482, cuando el navegante portugués Diogo Cao  se adentro en la hoz del Río Congo, o Zaire, subiendo la corriente con tres carabelas hasta los rápidos de Ielala. El monumento erigido en una de las márgenes del río en nombre del Rey D. Juan II representa así el primer reconocimiento exterior del Reino del Congo. En su Capital, la todavía existente Mbanza Congo, en el norte de Angola , el Rey recibió a os extranjeros como amigos y se dejo convertir al Cristianismo, tomando el nombre   Alfonso I.

 

Como esta ampliamente demostrado en la correspondencia de la época entre el Rey de Portugal y el Rey del Congo, ese primer contacto  se realizó entre soberanos  iguales en derechos, mostrándose la sociedad Congoleña abierta a la convivencia  con los recién llegados y al funcionamiento de una verdadera alianza entre estados organizados.

 

Del Reino del Congo dependían otros Reinos menores situados más al sur, como el Reino de Matamba y el de Ndongo, de cuyos soberanos, los Ngola, provendrá mas tarde el nombre de Angola. La resistencia de esos tres Reinos  a la penetración colonial será prácticamente aplastada en la segunda mitad del siglo XVII, en el corto espacio de veinte años: Congo (1665), Ndongo (1671) y Matamba (1681).

 

El siglo XIX fue el de las grandes expediciones  en el Continente Africano y el de la repartición Colonial. Las expediciones de Serpa Pinto, de Capelo  y de Ivens permitieron precisar la cartografía de Angola. La conferencia de Berlín, en 1885, estableció el Derecho Público Colonial y los Tratados entre Portugal, Francia, el Estado Libre del Congo (Belga) , Gran Bretaña y Alemania definieron las fronteras actuales de Angola.

 

Para la población Angoleña, la abolición del tráfico de esclavos en 1836 y el fin oficial de la condición  de esclavo en 1878 no alteraron el fondo de la cuestión, pues continuo la explotación de grandes masas de trabajadoras Angoleñas  por parte del poder Colonial , que se hacia abajo la forma del llamado contrato. Esa situación se agravará  con la política colonial del régimen de Salazar, a partir de los años 30 del siglo XX.

 

Muchas de las grandes familias africanas que se habían constituido un siglo antes   comienzan entonces a perder  progresivamente su relativo poder económico, y es significativo que algunos de sus descendientes hayan estado entre los primeros  en implicarse en la fase moderna  de las luchas de liberación, a partir de los años 60, y que hoy ocupen lugares claves en el sistema político y económico que siguió a la Proclamación de la Independencia, el 11 de Noviembre de 1975.

 

Angola es por la excelencia de sus recursos turísticos, uno de los destinos mas prometedores del Continente Africano. La naturaleza ha sido pródiga con Angola y la dotó de todos los medios para el desarrollo de un turismo de cualidad, tal y como se exigirá en los próximos años.. Los 1.650 kilómetros de costa, con aguas deliciosamente cálidas, innumerables playas de arenas blancas y una de las más ricas floras marítimas del Continente Africano, el clima tropical y subtropical que la favorece, con temperaturas cercanas  a los 27 ° C, ofrecen , indubitablemente, las condiciones mas buscadas  para disfrutar de la playa de todos los deportes marítimos que se puede imaginar.

 

Sus magníficos ríos, con centenas de kilómetros de extensión y con todo tipo de animales en todo su curso, son encantadores, con grandes y espectaculares quedas de agua y remolinos-

 

De las vírgenes y exuberantes florestas tropicales a las vastas sabanas, incluyendo el desierto, se encuentran decenas de áreas protegidas, tales como Parques Nacionales y Reservas de Caza.

 

Ahí se encuentran todas las maravillas del mundo animal que sólo África y, particularmente dos especies que solamente Angola en el mundo ofrece: la Palanca Negra Real y también la maravillosa planta denominada Welwitchia Mirabilis.

 

Luanda, la Capital de Angola

Fundada el 25 de enero de 1575, la capital de la República de Angola ganó status de Ciudad en 1605 y fue inicialmente designada como Sao Paulo de Luanda por el Capitán Portugués Paulo Dias de Novais, que desembarcó en la Isla del Cabo. Hoy es la mayor Ciudad del País, con cerca de cuatro millones de habitantes.

Construida en la región de clima tropical, su temperatura media es de 24 ° C. En la estación de sequía , de Junio a Agosto, es mas fría, y en la época de lluvias, de Septiembre a Mayo es más cálida.

Sus playas tienen trazos variados: unas mas calmas, otras mas agitadas, algunas planas, otras con bellas dunas, pero todas forman un conjunto de gran belleza.

Sus atractivos naturales se completan con dos grandes  ríos: Bengo y Kwanza.

Algunos paseos muy agradables la Barra de Kwanza y la Reserva natural Integral de Isla de los Pájaros, repleto de aves migratoria.

Los que admiran la cultura y el patrimonio histórico pueden visitar las construcciones imponentes y bien conservadas del Palacio de Gobierno, la Iglesia de Carmo o el Hospital María Pía. Otros sitios interesantes  son los Museos de Historia Natural, de las Fuerzas Armadas, de Antropología y de la Esclavitud.

Son constantes los programas en los centros culturales y recreativos, ferias de arte y artesanía, teatros, salas de cine y de espectáculos, galerías, casas nocturnas, bares y restaurantes, distribuidos por toda la ciudad.

Merece un capítulo especial el Carnaval. Diversos ritmos se mezclan con alegría  y unen las diferentes danzas: semba, varina, kazukuta y katebula.

 

Embajada de la República de Angola en la República Argentina

La Pampa 3452, Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Teléfonos 4554-8383/4554-8877

 

Ingresar Ingresar

www.jornaldeangola.com
www.rna.ao
www.tpa.ao
www.parlamento.ao
www.bna.ao
www.sonangol.co.ao
www.taag.aero
www.endiama.co.ao
www.iie-angola-us.org